Remedios caseros para el moquillo

Cronología de la progresión del moquillo

El moquillo se produce cuando un animal sano entra en contacto con partículas virales en el aire, presentes en forma de aerosol. Las partículas virales se forman debido a la presencia -previa o presente- de un animal enfermo.Todos los perros corren el riesgo de contraer el moquillo canino. Sin embargo, los que corren más riesgo son los perros que no han sido vacunados contra el moquillo canino y los cachorros de menos de cuatro meses. Los cachorros que son amamantados obtienen protección a través de la leche materna (si su madre está vacunada), pero dicha protección no es 100% efectiva.El moquillo canino también puede transmitirse de otras formas, como a través de fluidos de animales infectados o del agua y los alimentos que han consumido. El virus se incuba entre 14 y 18 días en el cuerpo del perro, y luego los síntomas empiezan a aparecer gradualmente.Básicamente, todos los perros son vulnerables al virus del moquillo, aunque los que están vacunados tendrán menos probabilidades de contraer la enfermedad[1].

¿Cuáles son los síntomas del moquillo canino? El primer síntoma del moquillo es una secreción acuosa o de pus en los ojos. En fases posteriores, puede aparecer fiebre, secreción nasal, tos, letargo, falta de apetito, vómitos y diarrea. En algunos casos se produce un engrosamiento de las almohadillas de las patas. En fases avanzadas de la enfermedad, el sistema nervioso del perro puede verse afectado. En estos casos pueden producirse convulsiones, espasmos o parálisis (parcial o completa).La mayoría de los perros que contraen el moquillo mueren. Los que sobreviven a la enfermedad suelen presentar trastornos de comportamiento causados por los daños en el sistema nervioso.Puede ser difícil detectar el moquillo canino en sus primeras fases porque sus síntomas no siempre son evidentes. Puede ser que el perro parezca un poco cansado y que el propietario relacione este estado con una actividad física excesiva o con el calor. En caso de duda, hay que llevar inmediatamente al perro al veterinario.En resumen, los síntomas del moquillo en los perros son

  Remedios caseros para el dolor de oreja

Coste del tratamiento del moquillo

El moquillo es una de las enfermedades más graves que puede contraer su perro. También es una de las más prevenibles. Estos son los datos, síntomas, opciones de tratamiento y métodos de prevención que todo propietario de un perro debe conocer sobre el moquillo.

El moquillo canino debería resultarle familiar si su perro está al día con sus vacunas. Los veterinarios consideran que la vacuna contra el moquillo es una vacuna básica, junto con la del parvovirus, la del adenovirus canino y la de la rabia.

La enfermedad es muy contagiosa y potencialmente letal. Un paramixovirus causa el moquillo en los perros, y está estrechamente relacionado con los virus del sarampión y la peste bovina. Provoca una enfermedad grave en el huésped al atacar múltiples sistemas corporales, lo que da lugar a una infección generalizada que es difícil de tratar.

El moquillo canino se transmite por contacto directo o por vía aérea, como el resfriado común en los humanos. Cuando un perro o un animal salvaje infectado tose, estornuda o ladra, libera gotas de aerosol en el ambiente, infectando a los animales y superficies cercanas, como los cuencos de comida y agua.

  Remedio casero para la tos bebe

Alimentación para el perro con moquillo

Los cachorros y los perros se infectan con mayor frecuencia por la exposición al virus en el aire (a través de estornudos o tos) de un perro o animal salvaje infectado. El virus también puede transmitirse a través de la comida y el agua compartidos. Los perros infectados pueden excretar el virus durante meses, y las perras pueden transmitirlo a sus cachorros a través de la placenta.

Como el moquillo canino también afecta a las poblaciones de animales salvajes, el contacto entre éstos y los perros domésticos puede facilitar la propagación del virus. Los brotes de moquillo canino en las poblaciones locales de mapaches pueden indicar un mayor riesgo para los perros domésticos de la zona.

Al principio, los perros infectados presentan una secreción acuosa o con pus en los ojos. A continuación, presentan fiebre, secreción nasal, tos, letargo, disminución del apetito y vómitos. A medida que el virus ataca el sistema nervioso, los perros infectados desarrollan un comportamiento en círculos, inclinación de la cabeza, espasmos musculares, convulsiones con movimientos de masticación de la mandíbula y salivación (“ataques de chicle”), convulsiones y parálisis parcial o completa. El virus también puede provocar el engrosamiento y endurecimiento de las almohadillas de las patas, lo que da lugar a su apodo de “enfermedad de las almohadillas duras”.

Tratamiento neurológico del moquillo

Los cachorros y los perros se infectan con mayor frecuencia por la exposición al virus en el aire (a través de estornudos o tos) de un perro o animal salvaje infectado. El virus también puede transmitirse a través de la comida y el agua compartidos. Los perros infectados pueden excretar el virus durante meses, y las perras pueden transmitirlo a sus cachorros a través de la placenta.

Como el moquillo canino también afecta a las poblaciones de animales salvajes, el contacto entre éstos y los perros domésticos puede facilitar la propagación del virus. Los brotes de moquillo canino en las poblaciones locales de mapaches pueden indicar un mayor riesgo para los perros domésticos de la zona.

  Remedio para orinar con más fuerza

Al principio, los perros infectados presentan una secreción acuosa o con pus en los ojos. A continuación, presentan fiebre, secreción nasal, tos, letargo, disminución del apetito y vómitos. A medida que el virus ataca el sistema nervioso, los perros infectados desarrollan un comportamiento en círculos, inclinación de la cabeza, espasmos musculares, convulsiones con movimientos de masticación de la mandíbula y salivación (“ataques de chicle”), convulsiones y parálisis parcial o completa. El virus también puede provocar el engrosamiento y endurecimiento de las almohadillas de las patas, lo que da lugar a su apodo de “enfermedad de las almohadillas duras”.

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad